La primera pareja del mundo Adan y Eva

Adán y Eva, en las tradiciones judeo-cristiana e islámica, la pareja humana original, padres de la raza humana.

Después que Dios creó el cielo y la tierra, dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, que reina sobre los peces del mar y las aves del cielo y las bestias y sobre toda la tierra y todo el gusano que se mueve en la tierra”.

Cuando Dios creó el mundo, sólo dijo: “Que así sea”, y todo ha llegado a ser. Pero cuando creó al hombre, el Dios trinidad, por así decirlo, consultó consigo mismo cómo podría formar la obra maestra de su creación. Y formó de la tierra rojiza la figura del hombre, Adán, la tierra roja.

Pero esta figura formada de la tierra aún estaba muerta y rígida, aún no tenía alma. Ahora Dios sopló en el cuerpo sin vida el aliento de vida, el alma inmortal, y el cuerpo rígido cobró vida, se levantó y caminó.

El primer hombre fue creado y lleva la imagen de Dios, porque a su imagen y semejanza Dios lo creó. La imagen de Dios está completamente enterrada en su alma; a través de ella nos parecemos a él.

En Dios hay tres personas; nuestra alma tiene tres poderes diferentes: memoria, conocimiento y voluntad.

Dios es un espíritu puro, nuestra alma es un espíritu puro. Dios es eterno, nuestra alma es inmortal. Dios es libre, nuestra alma es libre. Dios es omnipresente, nuestra alma está en todas las partes de nuestro cuerpo.

Dios es el ser más perfecto, el hombre es la criatura visible más perfecta. Dios no depende de nadie, el hombre sólo de Dios: Dios es el Señor del cielo y de la tierra, el hombre es el rey de lo que le rodea. Todo se refiere al hombre, y el hombre a Dios. Así el hombre lleva la imagen de Dios en su alma. Con qué alta nobleza te ha dotado tu Dios, oh hombre, qué alta dignidad te ha dado!


En el Paraíso

Después de que Dios creó al primer hombre, lo llevó al paraíso….

Pero Adán seguía siendo el único hombre en la tierra. No tenía a nadie con quien hablar y compartir su alegría y felicidad. Entonces Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo, yo lo ayudaré”.

Ahora bien, Dios dejó que un misterioso sueño viniera sobre Adán, tomó una costilla de su cuerpo y formó un cuerpo de ella, al cual le dio un alma razonable, y así creó a la primera mujer, Eva.

Cuando Adán se despertó y la vio, exclamó con asombro: “Esto es hueso de mi hueso y carne de mi carne…”.

Dios se volvió hacia los dos primeros hombres y les dijo: “Creced y multiplicaos y llenad la tierra”. Con estas palabras Dios estableció la santa comunidad del matrimonio e hizo a Adán y Eva los progenitores de la raza humana.

Adán y Eva ahora vivían en el paraíso extremadamente felices en inocencia y alegría. Trabajaron y cultivaron el jardín sin esfuerzo ni sudor; sus poderes no disminuyeron, eran inmortales.

El amor de Dios poseía perfectamente sus corazones. Dios los trataba como un padre con sus hijos, ellos mismos vivían felices como niños, sin preocupaciones, sin penas, en constante paz.

No conocían la pena, el dolor ni el miedo. ¡Oh, cuán benditos fueron en el paraíso! Pero ahora los días de la prueba también deben venir sobre ellos. También deben probar su fidelidad a Dios, su querido Padre, y esta fidelidad debe ser el vínculo que uniría a Adán y a sus descendientes con Dios para siempre.

Adán era rey de la tierra, pero no debía olvidar que él también era siervo de Dios, que dependía de Dios, y que le debía a él, su Señor, la gloria que debía. Por esta lealtad a Dios, por esta sumisión a Dios, los primeros hombres debían decidir libremente ser activos.

En medio del paraíso terrenal había dos notables árboles frente al resto. Uno era el árbol de la vida, el segundo el árbol de la ciencia del bien y del mal. El árbol de la vida tenía su nombre por la vitalidad de sus frutos, a través de cuyo disfrute los hombres podían recibir y reemplazar su poder. Era una imagen del Dios-hombre Jesús, cuya carne vivificante preserva la vida del alma y confiere inmortalidad.

El segundo árbol estaba destinado a probar la fidelidad de Adán y Eva. Un día Dios dijo a Adán: “De todo árbol del huerto comerás, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque en el día que de él comas, morirás.

Este mandamiento era ligero y justo. Sola, ¡oh, terrible desgracia! Adán y Eva olvidaron el amor de su Creador y transgredieron el mandamiento tan fácil y justo a pesar de la amenaza: “¡Morirás de muerte!


El pecado

Eva no pudo resistir el deseo de mirar el árbol, se acercó a él. El diablo usó este momento para llevar a cabo su malvado plan de llevar a la ruina a los primeros humanos y a todos sus descendientes.

La serpiente parecía muy adecuada para su propósito. Aceptó el cuerpo de la bestia, que es la más ágil y flexible de todas las criaturas creadas por el Señor. Velado en forma de serpientes, se dirige a la mujer, cuya debilidad y credulidad conocía bien.

Con hipócrita compasión dijo a Eva: “¿Por qué ordenó Dios que no comieran de todos los árboles del jardín?

Eva, en vez de rechazar esta voz seductora y ni siquiera escucharla para dar testimonio de la perfecta fidelidad de Dios, respondió:

“Comemos de los frutos que están en el jardín, pero del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha mandado que no comamos de él, ni lo toquemos, para no morir.

Eva había entrado en la tentación, Satanás ya había ganado la mitad, y ya no le era difícil atrapar al infeliz en su soga. Salió con la lengua y dijo: “¡No morirás de ninguna manera!

Porque Dios sabe que en el día que comas de él, tus ojos se abrirán y serás como Dios, reconociendo el bien y el mal.

Y la mujer vio que el árbol era bueno para comer y bueno para los ojos, y que era un placer mirarlo. Ahora la vanidad se agitó, la ambición se despertó y esto produjo el olvido de Dios y expulsó el temor de Dios en el corazón de Eva.

Ella extendió su brazo, tomó del fruto, comió y también se lo dio a su marido, que estaba con ella, y comió placenteramente contra su esposa, también del fruto prohibido.

El primer pecado fue cometido, Satanás se rió, los ángeles se lamentaron. Adán y Eva habían cometido un pecado terrible con consecuencias terribles.

Oh, cuán fácilmente podrían haberla evitado, sólo el que ama el peligro perece en ella. Si Adán y Eva no hubieran ido al árbol, no habrían escuchado las palabras de la astuta serpiente, si no hubieran observado el árbol y su fruto, nunca habrían caído.

Pero la arrogancia y la temeridad, la vanidad y el orgullo los ponen en peligro, se olvidan de Dios y de Su Palabra, creen más en la voz halagadora del engañador que en la palabra de su Creador y Padre, y, caen. Y su caída habría sido como la caída de los ángeles si Dios no hubiera tenido misericordia de ellos.


Maldición y hechizo reconfortante

Los dos pobres pecadores querían disculparse, pero ¿quién puede engañar al Dios omnisciente? Los culpables cumplen con el castigo justo.

Primero Dios se vuelve hacia el seductor. No debe defenderse, y como ya está condenado y destinado a un tormento eterno, Dios condena a la serpiente de la que ha abusado.

“Por cuanto has hecho esto, le dice el Señor, eres maldito entre todo el ganado y entre todas las bestias de la tierra, sobre tu pecho andarás y comerás polvo todos los días de tu vida.

Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella, ella pisoteará tu cabeza”. La serpiente es golpeada por la horrible maldición que realmente concierne a Satanás. Al castigar a la serpiente, Dios quiso darnos una prueba visible de cuánto odia al diablo y a todo mal.

Esta palabra era terrible y horrible para ellos. Con terrible temor esperaban la sentencia de muerte que los separaría de Dios para siempre. Pero Dios se apiada de ellos. Deberían morir, pero no para siempre.


El pecado ha pasado a todas las personas

Habló el Señor, y Adán y Eva, en otro tiempo personas felices, tuvieron que abandonar el paraíso para siempre, donde habían pasado tantos días benditos….

Un querubín con una espada centelleante preserva la entrada al paraíso, que ya no se encuentra. Esto sucedió, como el mismo Dios dijo, para que Adán no extendiera su mano y tomara del árbol de la vida y comiera y viviera para siempre. Porque Adán y toda su simiente iban a morir.

Pero la muerte no fue igual; Adán vivió otros 930 años, y Eva también alcanzó una edad avanzada.

Dios les permitió vivir tanto tiempo que lloraban y se arrepentirían de su gran culpa. Y este arrepentimiento de los primeros hombres era tan humilde, tan lleno de devoción, que ellos, con respecto al Redentor prometido, recuperaron el favor de su Dios y murieron en Su gracia.

Adán fue enterrado en el Calvario, el lugar donde la Cruz del Salvador fue erigida cuatro mil años después. Cristo expió a Adán y a toda su familia por el pecado.

La palabra había salido a Adán: “Tú eres la tierra y volverás a ser tierra. El segundo Adán, Cristo, eligió el lugar donde se pronunció este juicio sobre Adán, con la intención de convertirse en el escenario de su muerte de reconciliación, para revocar este juicio y en lugar de decir: “Tú eres tierra y volverás a ser tierra”, para decirle: “Levántate que duermes y sal de tu tumba”. (Efesios 5, 14)

Adán y Eva han expiado, pero su pecado, con sus tristes consecuencias, también ha pasado a todos los hombres. Cada persona que entra en el mundo lleva el pecado de Adán y sus consecuencias.

La Biblia, el libro de todos los libros, proclama claramente este terrible misterio. “Que esté libre de manchas”,(Job 14:4)

Y el profeta real David se lamenta en el salmo que brotaba de su corazón arrepentido y que canta a menudo, derritiéndose en lágrimas amargas: “Yo soy concebido en injusticia y mi madre me recibió en pecado.

Y el gran apóstol Pablo escribe: “Así como el pecado vino al mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, y la muerte por el pecado, y la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron en él (en Adán), …. así como el pecado condenó a todos los hombres por medio de uno, así también la justificación de vida viene a todos los hombres por medio de una sola justicia (por medio de Cristo).

Dios realmente envió a nuestro Salvador, Su Hijo Jesucristo.


Esta enseñanza de las Sagradas Escrituras, que todos los hombres pecaron en Adán, todos los hombres heredaron sus pecados, y con este pecado también la muerte, encontramos esta enseñanza entre los pueblos más antiguos de la tierra, y la triste experiencia en nosotros mismos lo confirma.

Porque ¿de dónde viene la mezcla incomprensible de buenas inclinaciones y malos deseos, de majestad y maldad, de verdad y error, de virtud y vicio, que se ha manifestado en nosotros desde la infancia? ¿Por qué la lucha constante en nosotros entre el bien y el mal? Dios lo ha creado todo bien, ¡así también el hombre!.

Sí, el pecado ha corrompido al hombre y lo ha alejado de su majestad. Pero Dios, que es justo y misericordioso al mismo tiempo, se compadeció de la humanidad caída, realmente envió al Redentor, su Hijo unigénito, que se ofreció a sí mismo como ofrenda por el pecado de la humanidad y cuya misión ya había prometido en el Paraíso a los primeros hombres.

Y este Redentor, Jesucristo, altamente alabado por la eternidad, por su encarnación, por su sufrimiento y su muerte en la cruz, ha expiado el pecado, vencido la muerte, quitado el juicio de condenación.

Todos los que creyeron en él, el Redentor prometido, y guardaron los mandamientos de Dios en el antiguo pacto desde Adán en adelante, fueron salvos, y todos los que, desde que el Redentor vino realmente, creyeron en él, recibieron el bautismo, guardaron los mandamientos y usaron los medios de gracia prescritos, son salvos.

Jesucristo ha hecho todo bien de nuevo. Por tanto, cristiano mío, regocíjate hoy, en vísperas del nacimiento lleno de gracia del divino Salvador, por la gracia inexpresable y la gracia de Dios que apareció en Cristo, agradécele de todo corazón por el nacimiento del Redentor, y pídele que no pierda los méritos infinitos de su Hijo para tu pobre alma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here