Antes de que Jesús comenzara su ministerio terrenal, Juan el Bautista era el mensajero designado por Dios. Juan había estado viajando por todas partes, anunciando la venida del Mesías a la gente por todas las regiones de Jerusalén y Judea.

Juan llamó a la gente a prepararse para la venida del Mesías y a arrepentirse, alejarse de sus pecados y ser bautizados. Estaba señalando el camino hacia Jesucristo.

Hasta ese momento, Jesús había pasado la mayor parte de su vida terrenal en una oscuridad tranquila.

De repente, apareció en escena, caminando hacia Juan en el río Jordán. Vino a Juan para ser bautizado, pero Juan le dijo:”Necesito ser bautizado por ti”. Como la mayoría de nosotros, Juan se preguntaba por qué Jesús había pedido ser bautizado.

Jesús respondió:”Que sea así ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia”. Aunque el significado de esta declaración es algo confuso, hizo que Juan consintiera en bautizar a Jesús. Sin embargo, confirma que el bautismo de Jesús era necesario para cumplir la voluntad de Dios.

Después que Jesús fue bautizado, cuando subió del agua, los cielos se abrieron y vio al Espíritu Santo descender sobre él como una paloma. Dios habló desde el cielo diciendo:

“Este es mi Hijo amado, con quien tengo complacencia”.

Puntos de Interés de la Historia del Bautismo de Jesús
Juan se sentía tremendamente incompetente para hacer lo que Jesús le había pedido. Como seguidores de Cristo, a menudo nos sentimos inadecuados para cumplir la misión que Dios nos llama a hacer.

bautismo rio jordan juan bautista¿Por qué pidió Jesús ser bautizado? Esta pregunta ha desconcertado a los estudiantes bíblicos a través de las edades.

Jesús estaba sin pecado; no necesitaba ser limpiado. No, el acto del bautismo fue parte de la misión de Cristo al venir a la tierra. Como los sacerdotes anteriores de Dios -Moisés, Nehemías y Daniel- Jesús estaba confesando el pecado en nombre de la gente del mundo.

Asimismo, él estaba endosando el ministerio de Juan del bautismo.

El bautismo de Jesús fue único. Era diferente del “bautismo de arrepentimiento” que Juan había estado realizando. No fue un “bautismo cristiano” como lo experimentamos hoy.

El bautismo de Cristo fue un paso de obediencia al principio de su ministerio público para identificarse con el mensaje de Juan de arrepentimiento y el movimiento de avivamiento que había comenzado.

Al someterse a las aguas del bautismo, Jesús se unió a los que venían a Juan y se arrepintieron. Él estaba dando un ejemplo para todos sus seguidores también.

El bautismo de Jesús fue también parte de su preparación para la tentación de Satanás en el desierto. El bautismo fue un presagio de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. Y por último, Jesús estaba anunciando el comienzo de su ministerio en la tierra.

El Bautismo de Jesús y la Trinidad

La doctrina de la trinidad se expresó en el relato del bautismo de Jesús:

En cuanto Jesús fue bautizado, subió del agua. En aquel momento se abrió el cielo, y vio al Espíritu de Dios descender como una paloma y posarse sobre él. Y una voz del cielo dijo:

“Este es mi Hijo, a quien amo; con él me complazco”. (Mateo 3:16-17, NVI)

Dios el Padre habló desde el cielo, Dios el Hijo fue bautizado, y Dios el Espíritu Santo descendió sobre Jesús como una paloma.

La paloma era una señal inmediata de aprobación de la familia celestial de Jesús. Los tres miembros de la Trinidad se presentaron para alegrar a Jesús. Los seres humanos presentes podían ver u oír su presencia. Los tres dieron testimonio a los observadores de que Jesucristo era el Mesías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here