La Ascensión de nuestro Señor

0
19

La historia de la Ascensión de nuestro Señor, celebrada como una de las Doce Grandes Fiestas de la Iglesia, se encuentra en el libro de los Hechos de los Apóstoles 1:3-11.

También se menciona en los Evangelios de Marcos (16:19) y Lucas (24:50-53). El momento de la Ascensión se cuenta en una frase: “Fue levantado delante de sus ojos en una nube que lo apartó de sus ojos” (Hch 1,9).

Cristo hizo su última aparición en la tierra, cuarenta días después de su resurrección de entre los muertos.

Los Hechos de los Apóstoles declaran que los discípulos estaban en Jerusalén.

Jesús se les apareció y les ordenó que no salieran de Jerusalén, sino que esperaran la “Promesa del Padre”.

Dijo: “Dentro de pocos días seréis bautizados con el Espíritu Santo” (Hch 1,5).

Después de dar estas instrucciones, Jesús condujo a los discípulos al Monte de los Olivos.

Aquí los comisionó para que fueran Sus testigos “en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra” (Hch 1,8). Es también en este tiempo que los discípulos fueron dirigidos por Cristo a “ir y hacer discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19).

Jesús también les dijo que Él estaría con ellos siempre, “hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

Dos ángeles se les aparecieron y les preguntaron por qué miraban al cielo. Entonces uno de los ángeles dijo: “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hch 1,11).

Icono de la Fiesta

El icono de La Ascensión de Nuestro Señor es un icono alegre. Está pintado con colores brillantes. Cristo se muestra ascendiendo en su gloria en una mandorla es un diseño que tiene forma de almendra o redonda.

Dentro de la mandorla está la figura de una persona santa. Cristo bendice a la asamblea con su mano derecha. En Su izquierda hay un pergamino. El pergamino es un símbolo de la enseñanza.

icono de la ascencion

Este icono muestra que el Señor en el cielo es la fuente de la bendición. Además, Jesús es la fuente del conocimiento. El icono nos recuerda que Cristo sigue siendo la fuente de la enseñanza y del mensaje de la Iglesia, bendiciendo y guiando a aquellos a quienes ha confiado su obra.

La Theotokos ( es una palabra griega que significa Madre de Dios ) ocupa un lugar muy especial en este icono. Ella está en el centro del icono, inmediatamente debajo del Cristo ascendente.

El gesto de sus manos es un gesto de oración. Ella está claramente delineada por la blancura de las vestiduras de los ángeles.

La Theotokos está representada en una pose muy tranquila. Esto es muy diferente de la apariencia de los Discípulos. Se mueven, hablan unos con otros y miran y señalan hacia el cielo. Todo el grupo, la Theotokos y los discípulos representan a la Iglesia.

El icono de la Ascensión incluye a algunos que no fueron testigos de la Ascensión. San Pablo se muestra a la izquierda de la Theotokos, pero sabemos que no estuvo presente en la Ascensión.

En ese tiempo, San Pablo todavía no creía en Jesús. Pero se convirtió en un cristiano y uno de los más grandes apóstoles y misioneros de la Iglesia.

El icono expresa la soberanía de Cristo sobre su Iglesia; Él es su Cabeza, su guía, su fuente de inspiración y de enseñanza; recibe de Él su encargo y su ministerio, y lo realiza en el poder del Espíritu Santo

¿Qué hará Jesús cuando regrese?

Cuando Jesucristo venga de nuevo a la tierra, Él hará las siguientes cosas:

Él limpiará la tierra. Cuando Jesús regrese, vendrá con poder y gran gloria. En ese momento los malvados serán destruidos. Todas las cosas corruptas serán quemadas, y la tierra será limpiada por el fuego (véase D. y C. 101:24-25).

Él juzgará a Su pueblo. Cuando Jesús venga de nuevo, Él juzgará a las naciones y dividirá a los justos de los impíos (ver Mateo 25:31-46).

Juan el Revelador escribió acerca de este juicio: “Vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y les fue dado juicio; y vi las almas de los decapitados por el testimonio de Jesús y por la palabra de Dios… y vivieron y reinaron con Cristo mil años”.

Los malvados que vio “no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años” (Apocalipsis 20:4-5; véase también D. y C. 88:95-98).

Él marcará el comienzo del Milenio. El Milenio es el período de mil años en que Jesús reinará en la tierra. Los justos serán arrebatados para encontrarse con Jesús en Su venida (véase D. y C. 88:96). Su venida comenzará el reino milenario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here