Por no tener por desgracia, ya no hay ni luz

Responder