Oración por los que sufren

Señor, mi alma está llena de amargura y me arriesgo a que me abrumen con la desesperación. Y sin embargo, ¡Usted predijo este sufrimiento mío! Voy entonces a preguntarme por qué no usaste tu omnipotencia para evitarlo. Pero inmediatamente pienso en el hecho de que, para salvar al mundo, Usted mismo ha elegido, entre mil fórmulas a su disposición, la del dolor, y lo ha pagado en persona en una medida increíble. Si el dolor no tuviera en sí mismo un inmenso poder de redención y bien, no lo habrías elegido para la ejecución de tu plan de amor, y mucho menos para tus más queridos amigos. Es sin duda una ley extraña, casi desconcertante. Pero me aseguras que es la ley de la vida y la salvación. Dame, entonces, oh Señor, la fuerza para aceptarlo, en la clara visión de esta invaluable prerrogativa tuya. Dame la profunda convicción de que este sufrimiento mío se funde con Tu pasión y Tu dolor, y así adquiere un valor incalculable. Si en un instante de debilidad se me escapa un gesto de rebelión, protestando por mi inocencia, recuérdame, oh Señor, que Tú, aunque infinitamente bueno, has sido crucificado! Y renueva en mí el coraje de aceptar lo que me reserva esta misteriosa ley del dolor, que día a día está restaurando el derecho del mundo a la esperanza. Que así sea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here