Pablo Leon XIII Profecía

El 13 de octubre de 1884, después de que el Papa León XIII terminara de celebrar la Misa en la Capilla Vaticana, a la que asistieron algunos cardenales y miembros del personal del Vaticano, se detuvo repentinamente al pie del altar.

Permaneció allí durante unos 10 minutos, como si estuviera en trance, su cara estaba blanca como ceniza.

Inmediatamente después, yendo de la capilla a su oficina, compuso la oración a San Miguel.

Cuando le preguntaron qué había sucedido, explicó que, cuando estaba a punto de dejar el pie del altar, repentinamente escuchó voces – dos voces, una amable y gentil, la otra gutural y áspera.

Parecían venir de cerca del tabernáculo. Mientras escuchaba, oyó la siguiente conversación:

La voz gutural, la voz de Satanás en su orgullo, presumiendo a Nuestro Señor:”Puedo destruir tu Iglesia”.

La gentil voz de Nuestro Señor:”¿Puedes? Entonces adelante, hazlo.”

Satanás:”Para hacerlo, necesito más tiempo y más poder.”

Nuestro Señor:”¿Cuánto tiempo? ¿Cuánta potencia?

Satanás:”75 a 100 años, y un poder mayor sobre los que se entregarán a mi servicio”.

Nuestro Señor:”Tienes tiempo, tendrás el poder. Haz con ellos lo que quieras”.

Las investigaciones actuales sugieren que la primera versión impresa de esta historia fue en 1933, en un periódico dominical alemán.

La forma en que esta profecía surgió por primera vez sugiere que originalmente circuló en forma oral entre el personal y la jerarquía del Vaticano que estaban con el Papa durante este encuentro.

En 1947, P. Domenico Pechenino, sacerdote que trabajó en el Vaticano durante la época de León XIII, da cuenta de primera mano de estos acontecimientos:

No recuerdo el año exacto. Una mañana el gran Papa León XIII había celebrado una Misa y, como de costumbre, asistía a una Misa de acción de gracias.

De repente, lo vimos levantar la cabeza y mirar fijamente a algo que estaba por encima de la cabeza del celebrante. Miraba inmóvil, sin mover los ojos.

Su expresión era de horror y temor; el color y la mirada en su cara cambiaban rápidamente. Algo inusual y grave estaba ocurriendo en él.

Finalmente, como si entrara en razón, tocó ligera pero firmemente su mano y se puso en pie. Se dirigió a su oficina privada. Su séquito siguió con ansiedad y solícitamente susurrando:”Santo Padre, ¿no te encuentras bien? ¿Necesitas algo?” Él respondió:”Nada, nada, nada”.

Aproximadamente media hora más tarde, llamó al Secretario de la Congregación de los Ritos y, entregándole una hoja de papel, pidió que se imprimiera y se enviara a todos los ordinarios del mundo.

¿Qué era ese papel? Fue la oración que recitamos con la gente al final de cada misa. Es la súplica a María y la petición apasionada al Príncipe de la hueste celestial, (San Miguel: San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla) suplicando a Dios que envíe a Satanás de vuelta al infierno”.

(Fr. Domenico Pechenino, citado en la revista romana de 1955 Ephemerides Liturgicae V. LXIX, pp. 54-60).

La oración de San Miguel

San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla;
sea nuestra protección contra la maldad y las trampas del diablo.
Que Dios lo reprenda, oremos humildemente:
y haz tú, oh Príncipe del ejército celestial,
por el poder de Dios,
empujado al infierno Satanás y todos los espíritus malignos
que merodean por el mundo buscando la ruina de las almas.
Amén

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here