Padre Nuestro Oración de Jesús, información y orígenes

0
74

¿Cuál es el origen del Padre Nuestro?

La Oración del Señor (también llamada el Padre Nuestro o Pater Noster, entre otros nombres) es una oración cristiana venerada que, según el Nuevo Testamento, Jesús enseñó como la manera de orar.

Dos versiones de esta oración están registradas: la forma larga en el Evangelio de Mateo en medio del Sermón del Monte, y la forma corta en el Evangelio de Lucas cuando “uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”.

  • Mateo 6:9-13: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos lleves al tiempo de la prueba, sino que nos rescates del maligno.
  • Lucas 11:2-4: Padre, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Danos cada día nuestro pan de cada día. Y perdónanos nuestros pecados, porque nosotros mismos perdonamos a todos los que están en deuda con nosotros. Y no nos lleves al tiempo de la prueba.

¿Cuál es el Padre Nuestro original?

Mirando el texto griego subyacente de ambas fuentes, y trabajando a partir de lo que generalmente se acepta como la forma más primitiva de la oración, lo siguiente se desarrolla en su traducción al arameo galileo:

Abba,
Padre,

Yithqadash sh’ mak.
Que tu nombre sea santo.

Tethe malkuthak.
Venga tu reino.

Teh’ wey ra’ uthak.
Que se haga tu voluntad.

Pitthan d-çorak hav lan yomden.
Danos hoy nuestro pan necesario.

w-Shbuq lan hobenan.
Y perdona nuestras deudas / pecados.

Hek’ anan sh’ baqin l-haibenan.
Como nosotros perdonamos a nuestros deudores.

l-Nisyon.
Y no nos dejes caer en la tentación.

Amén.

La Oración del Señor

  • Padre nuestro que estás en los cielos,
  • santificado sea tu nombre.
  • Venga a nosotros tu reino.
  • Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
  • Danos hoy nuestro pan de cada día,
  • y perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden,
  • y no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal.
    El Evangelio de San Mateo 6: 9-13

En respuesta a la petición de sus discípulos “Señor, enséñanos a orar”, Jesús les da la oración cristiana fundamental, el Padre Nuestro, la oración de esperanza.

“La oración del Señor” significa que la oración a nuestro Padre nos es enseñada y dada por el Señor Jesús. Jesús se presenta a sí mismo como nuestro modelo, y nos invita a ser sus discípulos y seguirlo; en la humildad de sí mismo, nos ha dado un ejemplo a imitar.

La Nueva Alianza practica limosna, oración y ayuno; su oración es el “Padre Nuestro”. El Padrenuestro es esencial para la liturgia de la Iglesia, porque es parte integrante de la Misa o Liturgia Divina y de los Sacramentos del Bautismo y la Confirmación.

El Padrenuestro es verdaderamente un resumen de todo el Evangelio. Todas las Escrituras se cumplen en Cristo.

Padre Nuestro que estás en los cielos

Qué bendición llamar a Dios Padre nuestro! Podemos llamar a Dios nuestro “Padre” porque nos es revelado por su Hijo Jesucristo que se hizo hombre.

A través del Bautismo somos adoptados como hijos de Dios. El don gratuito de la adopción requiere por nuestra parte una continua conversión y una nueva vida.

Orar a nuestro Padre debe desarrollar en nosotros dos disposiciones fundamentales: primero, el deseo de llegar a ser como él, y segundo, un corazón humilde y confiado.

“Quien está en el cielo” no significa espacio sino un modo de ser, que es majestuoso y trasciende todo lo que podemos concebir de su santidad. El Padre está en el cielo, su morada, nuestra patria a la que aspiramos.

El Padre de la Iglesia San Agustín tomó nota de siete peticiones en la versión de Mateo del Padrenuestro, las tres primeras teológicas para la gloria del Padre, que nos acercan a él, y las cuatro últimas presentan lo que queremos para él y piden su gracia.

La primera serie de peticiones nos lleva hacia él, por su propio bien: tu nombre, tu reino, tu voluntad. Es característico del amor pensar primero en el que amamos.

La segunda serie de peticiones es una ofrenda de nuestras esperanzas.

Santificado sea tu nombre

El término “santificar” significa reconocer como santo, tratar de manera santa. San Gregorio de Nisa, un padre de la Iglesia en Capadocia en Asia Menor, escribió alrededor del 380 d. C. que “de todas las cosas buenas lo más importante para mí es que el nombre de Dios sea glorificado en mi vida”.

Si verdaderamente santificamos al Padre, entonces lo respetamos en nuestros corazones, y así entramos en el plan de Dios para nosotros y nuestra salvación. La santificación del nombre de Dios en el mundo y nuestra propia salvación depende de nuestra vida y oración.

Venga a nosotros tu Reino

El Reino de Dios se acerca en el Verbo Encarnado, y ha llegado en el Misterio Pascual de Cristo – su Pasión, muerte, resurrección y ascensión gloriosa.

El Reino de Dios está en medio de nosotros en la Eucaristía. “Venga tu reino” en el Padrenuestro se refiere principalmente a la venida final del reino de Dios a través del regreso de Cristo.

Esta segunda petición reza por el crecimiento del reino de Dios en el “hoy” de nuestras vidas, dando el fruto de una vida nueva en las Ocho Bienaventuranzas de Jesús.

De gran interés, una rara variante de Lucas 11:2 en los primeros manuscritos griegos dice:”¡Que el Espíritu Santo venga sobre nosotros y nos purifique!”.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo

San Ignacio de Antioquía, en su Carta a los Efesios 7:2, fue el primer padre apostólico en referirse a Jesucristo como médico.

San Gregorio de Nyssa continúa este concepto en su sermón sobre esta frase:”Por lo tanto, el verdadero médico de las enfermedades del alma, que compartía la vida del hombre por los enfermos, debilita gradualmente la causa de la enfermedad a través de los pensamientos contenidos en la oración y así nos devuelve a la salud espiritual”.

Cuando decimos que se haga tu voluntad, pedimos que la voluntad de Dios se haga dentro de nosotros, para compensar nuestra naturaleza débil, una naturaleza dada a la concupiscencia y a la tentación.

La expresión de Dios de su voluntad es el mandamiento de que “os améis los unos a los otros, como yo os he amado” (Juan 13:34)

Este mandamiento resume todos los demás y expresa toda su voluntad. Pedimos que el plan amoroso de Dios se realice plenamente en la tierra como ya está en el cielo.

A través de la oración podemos discernir cuál es la voluntad de Dios y obtener la resistencia para hacerlo. Que aprendamos a obedecer!

Danos hoy nuestro pan de cada día

La Biblia griega original tiene el Imperativo de Entreaty expresado en todas estas peticiones; en otras palabras, la palabra por favor está implícita.

“Danos” expresa en comunión con nuestros hermanos nuestra confianza filial en nuestro Padre celestial y la alianza entre el Padre y todos los hombres.

El Padre que nos da la vida nos da “nuestro pan”, el alimento que la vida requiere, tanto material como espiritual. Jesús nos enseña a orar:”Pedid y se os dará; buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá la puerta” (Mateo 7:7).

La presencia del hambre en el mundo llama a los cristianos a ejercer la responsabilidad y la justicia por los pobres, a compartir con amor nuestros bienes espirituales y materiales. Esta petición se dirige también a la hambruna espiritual del mundo, y el cristiano debe anunciar la buena nueva a los pobres, el Pan de Vida: el Cuerpo de Cristo recibido en la Eucaristía.

Gregorio de Nyssa señala que esta expresión está llena de sentido:”Pues debéis aprender a través de lo que decís que la vida humana no es más que la vida de un día.

Sólo el presente que cada uno de nosotros puede llamar suyo; la esperanza del futuro es desconocida, porque no sabemos lo que el día venidero puede producir”.

Y perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

En esta petición volvemos a Él como hijo pródigo y comenzamos nuestra confesión como pecadores y necesitados de misericordia.

Los Salmos Penitenciales son hermosas expresiones de un corazón arrepentido. La humildad nos permitirá decir como el recaudador de impuestos:”Oh Dios, ten misericordia de mí, pecador” (Lucas 18,13).

Nuestra esperanza es firme, porque en su Hijo tenemos la redención, el perdón de los pecados. Hay una condición aquí: esta misericordia sólo puede llenar nuestros corazones si hemos perdonado a los que nos han ofendido.

Acuérdate de los versículos que siguen al Padre Nuestro en Mateo:”Porque si perdonas a los hombres sus ofensas, tu Padre celestial también te perdonará.

Pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas” (Mateo 6:14-15).

No sería una bendición si pudiéramos perdonar como Jesús:”Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23,34). El Papa Juan Pablo II nos recuerda:”¡El perdón es la clave de la paz!”

Y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal.

Estas dos peticiones son casi idénticas. La primera parte le pide a Dios que no nos permita tomar el camino que conduce al pecado. Dios no tienta a nadie (Santiago 1:13).

Tanto Job (1:6-2:10) en el Antiguo Testamento como Jesús mismo (Mateo 4:1-11) en el Nuevo Testamento fueron tentados por el diablo! Esta petición implora al Espíritu para el discernimiento y la fuerza en la batalla entre la carne y el espíritu.

El Espíritu Santo nos hace discernir entre las pruebas, necesarias para el crecimiento del hombre interior, y la tentación, que conduce al pecado y a la muerte.

El discernimiento desenmascara la mentira de la tentación. Esta petición también pide la gracia de la vigilancia y la perseverancia final.

Esta oración implora a Dios que no permita que seamos probados más allá de nuestras fuerzas, como nos asegura San Pablo:”Dios es fiel, que no os dejará ser tentados más allá de lo que podáis, sino que con la tentación os dará también el camino de escape, para que podáis soportarlo” (Primer Corintios 10:13).

En la última petición a nuestro Padre, oramos en comunión con la Iglesia por la liberación de toda la familia humana.

El mal no es una abstracción sino una persona, satanás, el malvado, el engañador del mundo entero. La victoria sobre el príncipe de este mundo se ganó de una vez por todas en la Hora cuando Jesús se entregó libremente a la muerte para darnos su vida.

Junto con la liberación de los males que desbordan a la humanidad, la Iglesia implora el precioso don de la paz y la gracia de la perseverancia a la espera del regreso de Cristo.

Porque Tuyo es el Reino, el Poder y la Gloria para siempre. Amén.

Los primeros manuscritos del Evangelio de Mateo no contienen esta frase, pero se encuentra en la Misa Católica o Liturgia Divina y en la Biblia autorizada del Rey Jaime de 1611.

Conocida como la doxología final, recoge las tres primeras peticiones a nuestro Padre. Por el “Amén” final, que significa “Que así sea”, ratificamos lo que está contenido en la oración que Jesús nos ha enseñado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here