Milagros mas famosos de San Antonio de Padua
banner el mejor producto

San Antonio de Padua, para nosotros, representa la devoción y el amor por los pobres que todo verdadero cristiano debe tener. Devoción y amor que se demuestran en sus milagros, sólo cinco de los muchos que realizó en su vida.


El milagro del usurero

En el siglo XIII, la usura era un negocio en crecimiento. Un negocio condenado por San Antonio. Durante el funeral de un usurero, dijo que el hombre ya no tenía corazón. Cuando abrieron la caja torácica del usurero muerto, le faltaba el corazón. Y fue encontrado en el baúl de su dinero.


El milagro de Ezzelino da Romano

Ezzelino da Romano era un gibelino de la facción política medieval homónima que apoyaba al Emperador del Sacro Imperio Romano contra el Papa. Capturó a ciertos güelfos (los partidarios del Papa) y amenazó con ejecutarlos. Pero San Antonio, de pie ante él, le dijo que se convirtiera. Y así lo hizo.


El milagro de los peces

Antonio fue a Rimini para predicar contra la herejía, pero los líderes de la ciudad y la gente, simplemente, lo ignoraron. El Santo, caminando y reflexionando, llegó a la desembocadura del río Marecchia. Allí, comenzó a hablar con los peces: “Vosotros, peces del río y del mar, escuchad la Palabra de Dios porque los herejes no quieren oírla”.

Miles de peces se reunieron en la superficie y escucharon las palabras del Santo. Como la gente de Rimini, que vio el milagro.


El milagro de la mula

“Sólo si mi mula se arrodilla ante la Eucaristía”: esta fue la condición impuesta por un hereje para creer que una hostia podía realmente convertirse en el cuerpo y la sangre de Cristo. Y se lo dijo a San Antonio. El hombre hizo pasar hambre a su mula durante los tres días siguientes.

El día de la prueba, San Antonio consagró la hostia. La mula hambrienta tenía dos opciones: la Eucaristía de San Antonio o algo de forraje para el hereje. La mula eligió la Eucaristía y se arrodilló ante ella.


El milagro del Niño Jesús

Para descansar y recuperar sus fuerzas, San Antonio fue a una ermita en Camposampiero. En esa época del año, la ermita estaba bastante húmeda. Y San Antonio fue visto admirando un inmenso nogal. El Conde Tiso, que invitó a Antonio a la ermita, construyó una pequeña casa en ese árbol

Una noche, Tiso vio una poderosa luz que venía de la casa de Antonio en el árbol. El conde entró en la habitación. Allí estaba San Antonio abrazando al Niño Jesús.

El 13 de junio es el día de San Antonio de Padua. Y podemos celebrar al santo patrono de las cosas perdidas rezando con un rosario bendecido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here