Leyenda de San Jerónimo
banner el mejor producto

Hay una leyenda que dice que cuando Jerónimo vivía en el monasterio, un león cojo se le acercó de repente. Todos los monjes se dispersaron, y Jerónimo silenciosamente examinó la pata enferma del león y sacó una astilla. Después de eso, el león agradecido se convirtió en su constante compañero. Los monjes le pidieron a Jerónimo que hiciera trabajar al león para que pudiera ganarse el pan de cada día, como ellos. Jerónimo estuvo de acuerdo y obligó al león a vigilar al burro del monasterio mientras llevaba leña. Un día el león se perdió y el burro se quedó sin guardia. El burro que quedó desatendido fue robado por los ladrones y vendido a una caravana de comerciantes que se lo llevaron. Cuando regresó, el león no encontró el burro y, profundamente entristecido, regresó al monasterio. Los monjes, al ver la mirada culpable del león, decidieron que se había comido un burro y ordenaron al león que hiciera el trabajo destinado al burro como rescate por el pecado. El león obedeció y comenzó a trabajar humildemente. Pero un día el león vio un burro perdido en la caravana y como prueba de su inocencia trajo con triunfo toda una caravana al monasterio. (La base de esta leyenda se encuentra en la hagiografía del monje Gerasim (jordano).) En relación con esta leyenda, Jerónimo en la pintura de Europa Occidental casi siempre fue representado acompañado por un león.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here