SAN JUAN BOSCO

Fundador de los Salesianos y de las Hijas de María Auxiliadora, fue canonizado al final del año de la Redención, en 1934.

El 31 de enero de 1988 Juan Pablo II lo declaró “padre y maestro de la juventud“. “En la escuela de Don Bosco hacemos que la santidad consista en ser muy alegres y en el perfecto cumplimiento de nuestros deberes”.

Historia de San Juan Bosco

Giovanni Bosco nació el 16 de agosto de 1815 en el Becchi, una aldea de Castelnuovo d’Asti (hoy Castelnuovo Don Bosco), en el seno de una familia campesina.

Su padre, Francesco, que se casó por segunda vez con Margherita Occhiena, murió cuando él tenía dos años y en casa había dificultades porque su medio hermano Antonio estaba en contra de estudiar al niño que también mostraba una inteligencia poco común.

A la edad de nueve años, Juan tuvo un sueño que le reveló la misión a la que el Señor lo llamaba: se encontró en medio de muchachos que blasfemaban, gritaban y peleaban y mientras corría contra ellos con puños y patadas para hacer que se rindieran, vio ante él a un hombre de rostro resplandeciente que se le presentó diciendo:

“Soy el Hijo de María a quien tu madre te enseñó a saludar tres veces al día” y añadió: “No con palizas, sino con mansedumbre y caridad tendrás que ganarte a estos amigos tuyos.
Por lo tanto, instrúyalos inmediatamente sobre la fealdad del pecado y la preciosidad de la virtud.

Entonces apareció una mujer de aspecto majestuoso, la Virgen María que, mostrándole el campo para trabajar – “niños, perros y varios otros animales” – le dijo:

“Hazte humilde, fuerte y robusto” y, poniendo tu mano sobre su cabeza, concluyó: “En su tiempo lo entenderás todo”.

Una Historia familiar difícil

Ya entonces Juan el domingo, después de las Vísperas, reunió a sus compañeros en el césped delante de la casa para entretenerlos con varios juegos y acrobacias que había aprendido de los acróbatas de las ferias, luego les repitió el sermón que había escuchado en la iglesia y que, al estar dotado de un recuerdo excepcional, recordaba perfectamente.

Después de la Primera Comunión (26 de marzo de 1826), para escapar de la intimidación de su medio hermano, tuvo que dejar su casa, trabajando como un niño en la granja Moglia.

Allí, en noviembre de 1829, regresando de una misión predicada a Buttigliera d’Asti, se encontró con Don Giovanni Calosso, capellán de Morialdo, quien, sabiendo de dónde venía, le pidió que dijera algo sobre el sermón que había oído y el muchacho lo repitió por completo.

El sacerdote, asombrado, se comprometió a ayudarle en sus estudios dándole sus primeras lecciones de latín.

Desafortunadamente el buen sacerdote murió repentinamente un año más tarde y Juan no pudo reanudar sus estudios hasta 1831, terminando en tiempo récord en cuatro años la escuela primaria.

Pagaste a la escuela haciendo todo tipo de oficios: sastre, barman, carpintero, zapatero, aprendiz de herrero.

El inicio del apostolado entre los jovenes

El 25 de octubre de 1835, a la edad de veinte años, entró en el seminario de Chieri, donde permaneció seis años, y el 5 de junio de 1841 fue ordenado sacerdote.

Inmediatamente después, por consejo de San José Cafasso, pasó al Convento Eclesiástico de Turín para perfeccionarse en teología moral y prepararse para su ministerio.

Y en la iglesia adyacente de San Francisco de Asís, el 8 de diciembre del mismo año, comenzó su apostolado haciendo amistad con un joven albañil, Bartolomé Garelli, que había sido maltratado por el sacristán porque no podía servir a la misa.

Don Bosco le hizo rezar un Ave María y le invitó a volver con sus amigos. Así nació el oratorio.

Inicialmente, los encuentros tuvieron lugar en el Hospital de Santa Filomena para niñas discapacitadas, que se estaba construyendo en Valdocco por iniciativa de la Sierva de Dios Giulia Colbert, marquesa de Barolo, porque Don Bosco había sido contratado por la marquesa como segundo capellán del “Refugio”, una estructura construida por ella para favorecer la reinserción en la sociedad de los antiguos presos y para salvar de la calle a las niñas en situación de riesgo.

Una sala del Ospedaletto fue transformada en capilla y dedicada a San Francisco de Sales, cuya imagen la marquesa había pintado en una pared.

El oratorio, después de varias desgracias, encontró entonces su última morada a unos pocos cientos de metros, siempre en Valdocco, en abril de 1846: además de esto, con el tiempo habría una pasantía para estudiantes y artesanos, mientras que en 1852 se bendeciría la iglesia dedicada a San Francisco de Sales.

Pocos años después nació la Congregación Salesiana al servicio de la juventud, que habría alcanzado un desarrollo increíble en Italia y en el extranjero.

Sus libros para jóvenes

En su incansable apostolado educativo, el santo también encontró tiempo para escribir numerosos libros para los jóvenes.

En esos años se imprimieron la Historia Sagrada, la Historia Eclesiástica, la Vida de Luigi Comollo, un joven seminarista compañero de estudios que murió en el concepto de santidad, la Corona de los Siete Dolores, la Devoción del Ángel de la Guarda y El Joven Provisto, este último traducido, aún vivo, al francés, español y portugués.

En 1853 comenzó la publicación de las Lecturas Católicas para la Preservación de la Fe en el Pueblo, que tuvieron un éxito inmediato.

Luego siguieron obras hagiográficas como la Vida de San José y las Vidas de los Papas de los primeros siglos.

En 1877 comenzó el Boletín Salesiano, que todavía hoy se distribuye por todo el mundo en 56 ediciones y en 26 idiomas, llegando a 135 países.

También fue él quien creó la primera imprenta como escuela de diseño gráfico. Obviamente, dado el clima anticlerical de la época, el oratorio de Valdocco fue objeto de visitas e inspecciones por parte del gobierno liberal, al que se conoció la lealtad incondicional de Don Bosco al Papa.

Sin embargo, la fama que había ganado por su trabajo educativo entre los jóvenes le permitió actuar como mediador en los conflictos entre el Estado italiano y la Santa Sede, como, por ejemplo, informar al gobierno de los nombres de posibles obispos para las iglesias vacantes.

Por esta razón es considerado uno de los precursores de la Reconciliación entre el Estado y la Iglesia.

Devoción a Maria Auxiliadora

En 1868 se consagró en Valdocco la basílica de María Auxiliadora, fruto de las extraordinarias gracias de la Virgen.

En 1876 Don Bosco organizó la primera expedición misionera a la República Argentina. Desde entonces, la expansión se ha producido a un ritmo cada vez mayor.

En 1880 León XIII confió al santo la construcción del templo del Sagrado Corazón de Roma, por lo que Don Bosco se desplazó a París como buscador, suscitando la admiración por los milagros y gracias excepcionales que había obtenido; en 1886 se trasladó a España, que fue recibida con igual triunfo por la población.

Justo a tiempo para ir a Roma para la inauguración de la Basílica del Sagrado Corazón, mientras su estado de salud empeoraba.

Murió el 31 de enero de 1888. Fue beatificado por Pío XI en 1929 y canonizado por él el día de Pascua (1 de abril) de 1934.

Juan Pablo II lo llamó “Padre y Maestro de la Juventud” por su pedagogía, que se resume en el “sistema preventivo”, que se basa en tres pilares: la religión, la razón y la bondad amorosa y tiene como objetivo formar buenos cristianos y ciudadanos honrados.

Una de las obras maestras de su pedagogía fue San Domenico Savio. Don Bosco, uno de los santos más queridos invitados, es también uno de los más invocados y populares hoy por las gracias que se obtienen incesantemente por su intercesión.

1 Comentario

  1. San Juan Bosco es mi modelo y guía en el futuro de la enseñanza, su sistema preventivo es una forma de mantener a los niños alejados de los azotes de la sociedad que los estrangula.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here