Profecía de San Malaquias

Profecía de San Malaquías, cuyo nombre gaélico era Máel Máedóc, nació en Irlanda en 1094 d. C. Se convirtió en sacerdote católico y más tarde en arzobispo de Armagh. Se le han atribuido varios milagros, según la evidencia investigada por la Iglesia Católica Romana. Fue el primer irlandés en ser canonizado por la Iglesia Católica Romana.

Malaquias fue un influyente reformador dentro del catolicismo irlandés, acercando sus prácticas litúrgicas a las de Roma. Por sus esfuerzos, fue nombrado legatario de Irlanda, pero durante su segundo viaje a Roma, en 1148, se enfermó y murió el 2 de noviembre.

Malaquias es conocido hoy en día por un conjunto de profecías, supuestamente escritas por él en 1139, concernientes a la línea futura de los Papas.

Su lista comenzó con su contemporáneo, el Papa Celestino III y continuó a través de los siguientes 112 Papas. El último Papa se llamaría Petrus Romanus (“Pedro el Romano”), cuyo reinado terminaría con el Día del Juicio Final.

La visión de Malaquias del futuro incluía una breve y críptica descripción de cada Papa.

Según la tradición católica, la profecía de Malaquias permaneció oculta hasta 1590 d. C., cuando se publicó por primera vez.

Ha sido fuente de conjeturas y controversia desde entonces. La profecía se ha vuelto a enfocar recientemente debido a la renuncia del Papa Benedicto XVI. Según los cálculos de Malaquias, el Papa Francisco I será el último.

Aquí están los últimos cinco Papas, según Malaquias:

  • Flos Florum (“Flor de Flores”) – Papa Pablo VI
  • De medietate Lunae (“De la Media Luna”) – Papa Juan Pablo I
  • De Labore Solís (“Del trabajo del sol”) – Papa Juan Pablo II
  • Gloria Olivae (“La gloria de la aceituna”) – Papa Benedicto XVI
  • Petrus Romanus (“Pedro Romano”) – Papa Francisco I

Algunas personas han encontrado “evidencia” de que la profecía de Malaquias es verdadera.

Por ejemplo, el escudo de armas de Pablo VI contenía flores de lis, asociándolo con flores. Otras conexiones entre la profecía y los Papas son más tensas y difícilmente plausibles.

La profecía de Malaquías concerniente al Papa final es la siguiente:”En la persecución final de la Santa Iglesia Romana reinará Pedro el Romano, que alimentará a su rebaño en medio de muchas tribulaciones, después de lo cual la ciudad de siete cuernos será destruida y el terrible Juez juzgará al pueblo.

El Fin.” Según Malaquias, el Papa final tomará el título de “Papa Pedro Romano” o un derivado del mismo. Según la enseñanza católica, el apóstol Pedro fue el primer Papa y, según Malaquías, otro Pedro será el último.

La mención de la “persecución” y la destrucción de Roma en la profecía de Malaquias ha llevado a algunos a creer que el Papa final será el Anticristo o el Falso Profeta de Apocalipsis 19:20. Hay otros que encuentran una predicción de un “Papa negro” en los escritos de Malaquias.

Debido a que Malaquias estaba inmerso en las enseñanzas y dogmas de la Iglesia Católica, sus profetismos y sueños son cuestionables en el mejor de los casos.

Su profecía es extrabíblica; para el caso, el concepto entero de un “Papa” es extrabíblico.

En vez de interpretar los tiempos finales de acuerdo a los sueños de un místico católico, debemos confiar en lo que la Palabra de Dios dice en los libros de Daniel, Apocalipsis y Zacarías.

La Biblia advierte acerca de escuchar a los falsos profetas que hablan como si sus oráculos les fueran dados por Dios.

Jeremías 23:32 dice:”En efecto, yo estoy contra los que profetizan falsos sueños”, declara el Señor.

Ellos les dicen y desvían a mi pueblo con sus temerarias mentiras, pero yo no los envié ni los designé. No benefician a estas personas en lo más mínimo “.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here